16 de noviembre de 2017

Crema de calabaza

Ha llegado el frío y va apeteciendo otro tipo de platos. Si a eso le sumamos que es recomendable usar productos de temporada, tanto por su calidad como para optimizar los recursos, era imprescindible hacer una receta con calabaza.

No es la primera receta de crema de calabaza de este blog ya que ea principios de año os conté como hacía la crema de calabaza con curry y jengibre, pero en esta ocasión estaba usando el horno y para aprovechar el calor decidí asar parte de una rica calabaza y hacer esta cremita tan deliciosa.
Como ya os dije en aquel post, la calabaza es ideal para dietas por su escaso aporte calórico y en esta ocasión decidí incorporar quesitos light para hacerla más cremosa.

Crema de calabaza

Y para darle un toque "distinto", le incorporé pipas de calabaza caramelizadas que le aportaban esa sensación "crunch" que combinaba genial con la cremosidad.

Ingredientes

500 gramos de calabaza asada
500 gramos de agua (según gusto)
50 gramos aceite de oliva virgen extra
2 cucharaditas de mantequilla sin sal
1 cebolla
2 dientes de ajo
Sal
3 quesitos en porciones light
Pimienta rosa 
Media cucharadita de cúrcuma (opcional)


Elaboración (con Thermomix)

Cortar la calabaza en trozos y asar (yo la puse a 180º y estuve pendiente hasta que quedara blandita)
Poner en el vaso el aceite, la mantequilla, la cebolla y los ajos. Programar 5 minutos a velocidad 5 y temperatura 100.
Incorporar la calabaza con la sal, pimienta rosa (se puede sustituir por otra variedad) y la cúrcuma. Batir a la misma temperatura y velocidad durante 5 minutos (aunque la calabaza está asada, quería que quedaran integradas las especias y bien batida)
Una vez finalizado, incorporar los quesitos y mezclar sin temperatura unos segundos.
Rectificar de sal.

Crema de calabaza

En este caso utilicé la Thermomix, pero igualmente se puede hacer con otro tipo de batidora, cociendo en olla o cacerola. 

Para decorar podéis poner unos picatostes de pan que le van genial, pipas de calabaza o de girasol...lo que más os guste.

Se pueden cambiar los quesitos light por normales, así como el agua por leche si la queréis hacer más nutritiva.

La opción de la pimienta rosa es opcional, me apetecía probar con otro tipo, pero por supuesto podéis usar vuestra preferida (siempre mejor recién molida).

Si queréis que quede más concentrada, basta con dejarla unos minutos más a temperatura Varoma o poner menos cantidad de agua. En caso contrario, agregad más agua.

Y recordad usar siempre que podáis productos de temporada.

Fuente: Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente
¿¿¿Cuál es vuestra receta de crema de calabaza favorita??? Espero que la compartáis conmigo!

¿Hasta el próximo sueño!

26 de octubre de 2017

Pan de comino

Durante la celebración del otoño sefardí en Córdoba, han tenido lugar multitud de actividades. Quienes me seguís en redes sociales habréis comprobado los platos tan ricos que se elaboraron en los talleres de cocina judía y de repostería sefaardí que se celebraron en esos días, así como la cata de vinos Kosher. 

Os puedo asegurar que se nos caían los lagrimones a más uno y de dos por no poder probar los platos que hacían...jajaja

Me encanta aprender y me encanta la gastronomía...así que ya podéis imaginar lo que me gusta asistir a los talleres gastronómicos.

Pero de nada sirve si asistes a un taller o a un curso y luego no pones en práctica lo aprendido, verdad????

Pues de uno de estos platos trata el post de hoy, poco a poco iré probando el resto de recetas que se elaboraron, pero de momento comenzamos con este pan de comino que tiene un sabor especial y una miga consistente.

Pan de comino

Es otra de esas recetas superfáciles y que se hacen enseguida. Los ingredientes son de lo más normal, con lo cual no tenéis excusas para no hacerlos. 

En este caso estos panecillos está hechos con Thermomix, pero como os digo en otras ocasiones, solo por comodidad y rapidez. Os indico también cómo hacerlo de manera tradicional para que veáis que es igual de simple.

Ingredientes

280 gramos de harina
10 gramos de levadura química 
1 cucharadita de sal 
20 gramos de azúcar
70 gramos de mantequilla sin sal
1 cucharadita de comino
150 ml de leche entera

Elaboración (con Thermomix)

Precalentar el horno a 200º
Poner en el vaso la harina, levadura, azúcar, sal y mantequilla. Mezclar 10 segundos a velocidad 5
Añadir el comino y la leche. Amasar 30 segundos a velocidad 6
Retirar del vaso y pasar a la mesa, sobre la que habremos esparcido un poco de harina.
Hacer cuatro porciones más o menos iguales.
Con cada una de esas porciones hacer un rulo de unos 2 cm de grosor.
Cortar los rulos en pequeñas porciones de unos 4-5 cm 
Hornear durante 12-15 minutos.

Pan de comino en el  horno

En la imagen anterior podéis comprobar como quedan justo cuando cuando comenzaba el horneado (en la parte superior) y la evolución pasados unos minutos.

Una vez terminado el proceso de mezclar todos los ingredientes, queda una masa nada pegajosa y que se trabaja fácilmente. Yo casi no usé harina para la mesa. 

Respecto a la temperatura y el tiempo de horneado, como siempre digo hay que tener en cuenta que cada horno es un mundo. Solo tendréis que estar pendientes del colorcito que van cogiendo los panecillos para comprobar que están listos.

Elaboración manual

Poner en un bol la harina, levadura, azúcar, sal y mantequilla troceada. Mezclar hasta integrar.
Incorporar el comino y la leche y amasar un par des minutos.
Sacar del bol y amasar un poco más sobre la mesa previamente enharinada.
Hacer cuatro porciones más o menos iguales.
Con cada una de esas porciones hacer un rulo de unos 2 cm de grosor.
Cortar esos rulos en pequeñas porciones de unos 4-5 cm 
Hornear durante 12-15 minutos.

Es igual de fácil hacerlo de una manera que de otra. Os puedo asegurar que casi todos nos los comimos en la cena, aunque dejé algunos para el día siguiente para ver si estaban igual de tiernos y así fue. 

Como os comentaba anteriormente son unos panecillos de miga firme, no esperéis algo sumamente esponjoso o más suave como el pan jalá, pero con un suave sabor a comino y con el toque de la mantequilla.

Pan de comino

Tengo que probar a rellenarlos antes de hornearlos, pero ese será otro tuneo.... 

Gracias Virginia Camacho por estas magníficas recetas, aunque como podrás comprobar la he tuneado un poco.... 

Probadlos porque merece la pena.

¡¡Hasta el próximo sueño!!


5 de octubre de 2017

Pan de molde (en panificadora)

Que soy fan de hacer pan en casa creo que ya lo sabréis. Adoro el olor a pan recién hecho, creo que es algo que a todo el mundo le gusta.

Además me encanta hacerlo con ingredientes variados y harinas de distinto tipo, como el pan de avena y semillas de lino dorado , el de muesli con semillas de chía o el de salvado de avena y aceite de oliva virgen extra.

Pero en este caso no le iba a poner nada "fuera de lo normal" ya que estaba destinado a los bocatas de los niños y ellos protestan cuando le pongo semillas que se quedan entre los brackets.

Pan de molde en panificadora

Es un pan sumamente esponjoso aunque con miga firme que hago en la panificadora y al que le puedes dar más de un uso. Suele durar dos o tres días en perfecto estado, aunque yo suelo cortarlo y congelarlo si veo que no lo voy a usar en tan corto período de tiempo.

En cualquier caso, es ideal para bocadillos, bocapizza o para cualquier pastel que se haga con pan de molde.

Aunque la panificadora tiene un programa específico para pan esponjoso ( esta la compré en Lidl) , yo lo hago directamente en el expréssssss...es lo que tiene buscar la optimización del tiempo, así solo tarda una hora en hacerse frente a las 3 horas y pico que dura el otro...

Y sin más, vamos con la receta!

Ingredientes

360 ml de agua templada
35 grs. de mantequilla
10 grs. de sal
15 grs. de azúcar
630 grs. de harina (normal y corriente)
1 sobre de levadura seca de panadería

Elaboración

Poner en la cubeta el agua, la mantequilla, la sal y el azúcar.
Incorporar la harina.
Añadir la levadura seca.
Programar la panificadora en el programa exprés.
Selecciona un kg de peso y tostado medio.
Quitar las palas cuando haya terminado la fase de amasado.
Cuando finalice el programa, sacar la cubeta de la panificadora.
Dejar un rato en el molde y desmoldar.
Enfriar completamente antes de cortar.

Queda así de esponjoso!!!
Como os he comentado, en este caso puse tostado medio, pero si lo preferís se puede usar el más suave.

Depende un poco de vuestro gusto. Me resulta más fácil cortarlo así con la corteza más consistente, además me gusta que esté con esa corteza para las tostadas.

Pan de molde en panificadora

Espero que lo hagáis y me contéis qué os ha parecido. Y si sois de las mías que siempre andan "tuneando" las recetas...se aceptan sugerencias!!!

Hasta el próximo sueño!!!

Con este post participo en ek reto facilísimo "Recetas de pan de molde"

14 de septiembre de 2017

Tomates rellenos de quinoa

Me encantan los tomates de cualquier manera.
Soy feliz con el simple hecho de abrir un buen tomate, ponerle un poco de sal y comérmelo, pero eso sí, de los que saben y huelen a tomates de verdad.
Prácticamente a diario lo suelo consumir y casi siempre procuro hacerlo sin cocinar para aprovechar la cantidad de propiedades beneficiosas que tiene (en la receta de la sopa fría de tomate y melocotón las encontraréis).
Y qué contaros de ese superalimento que es la quinoa??? Otra maravilla que posee múltiples cualidades y de la que podréis conocer más en este post.
Siempre había cocinado la quinoa blanca, pero en este caso decidí usar la de 3 colores. Una recomendación de mi amiga Maite, que lleva quinoa blanca, roja y negra.
Tal y como ella me indicó, esta mezcla de variedades no necesita enjuagarse previamente como la otra, con lo cual facilitamos aún más la elaboración de la receta.

Tomates rellenos de quinoa

No hace falta decir que podéis añadirle más ingredientes, pero los tomates que tenía eran taaaaaan buenos (de Alcolea, Córdoba), que decidí hacerla solo con estos dos ingredientes y así darle más protagonismo a la quinoa de tres colores.

No esperéis una receta excesivamente sabrosa, ya que la quinoa es muy suave, con un ligero sabor a nuez y lo único que le aportará algo más de sabor será el resto de los ingredientes, pero ya os digo que yo quería algo más "neutro".

Y sin más vamos con la receta.

Ingredientes

70 gramos de quinoa 3 colores
350 ml. de agua
2 tomates grandes
Aceite de oliva virgen extra
Vinagre
Sal
Hierbabuena (opcional)

Elaboración

Hervir la quinoa siguiendo las instrucciones del paquete (en mi caso los indicados más arriba)
Mientras tanto, vaciar los tomates con cuidado de no romperlos.
Picar en trocitos pequeños y aliñar a vuestro gusto con sal, vinagre y AOVE.
Añadir bien picaditas 2/3 hojitas de hierbabuena (opcional)
Escurrir la quinoa una vez cocida y dejar enfriar un poco.
Mezclar con el tomate aliñado.
Rellenar los tomates
Enfriar bien antes de comer.
Decorar a vuestro gusto.


Es taaaan fácil y rápida!! Una buena opción para una cena ligera y sanísima o como primer plato.
Si queréis enriquecer la receta podéis ponerle un poco de cebolleta bien picadita y atún, o langostinos picaditos (y uno entero para decorar)
También podríamos hacer una "lasaña" con estos dos ingredientes alternando las rodajas de tomate y las capas de quinoa...
O hacer una rica ensalada con tomatitos cherry!!!
Como siempre...para gustos, colores!!
Espero que os guste.
Hasta el próximo sueño!!

31 de agosto de 2017

Sopa fría de tomate y melocotón

Va terminando el verano y volvemos poco a poco a la rutina. Algunos hemos vuelto de las vacaciones y otros comienzan dentro de muy poco.

Para aprovechar los productos de temporada, compensar algunos de los excesos que hayamos podido cometer a lo largo de estos días de descanso o simplemente para disfrutar de comidas ricas y saludables, hoy os traigo una receta muy fácil y con múltiples combinaciones.

Se trata de un gazpacho de melocotón que tiene un suave toque a hierbabuena y con el que podréis tener un primer plato muy saludable y que se agradecerá en cualquier época del año, pero sobre todo en estos días en lo que aún hace calor y sus ingredientes tienen un sabor realmente espectacular.


La base de esta receta es el tomate que tiene un alto contenido en licopeno (antoxidante natural y con propiedades anticancerígenas), fibra (sobre todo si se toma con la piel), bajo contenido en socio que lo hace ideal para hipertensos, vitaminas A y C, ayuda a eliminar toxinas y además tiene muy pocas calorías. Vamos....una auténtica joya!!

Me declaro adicta a los tomates, os podría decir que prácticamente los como a diario, sobre todo en esta época del año y adoro los rosa de la localidad de Alcolea (Córdoba)


Por otro lado tenemos el melocotón que también aportará pocas calorías a esta receta, incorporando los flavonoides que contiene que le confieren un altísimo poder antioxidante, ayudan a evitar la retención de líquidos, favorecen la digestión y con gran contenido en vitaminas (a, b1, b2, c...) y minerales (potasio, fósforo, calcio, magnesio, yodo...)


Con esta sopa fría conseguiremos un plato rico en vitaminas, minerales, antioxidantes y fibra, que nos vendrá genial si queremos volver a estar en óptimas condiciones!!! O simplemente si nos apetece tomar un rico y sano plato.

Aunque también puedes optar por otras versiones de gazpacho o de salmorejo que también están deliciosos, como este gazpacho con zanahoria, el salmorejo de cerezas  o  el de remolacha.

Ingredientes 

500 grs de tomates maduros
200 grs de melocotón
50 grs de cebolla
50 grs de pepino
75 grs de Aceite de oliva Virgen de Oliva
Unas hojas de hierbabuena
Sal
Vinagre
Agua (al gusto)



Elaboración 


Lavar y pelar los ingredientes.
Cortar en trozos medianos.
Introducir en la batidora.
Batir hasta que quede todo perfectamente integrado.
Rectificar la sal y el vinagre.
Enfriar antes de servir.
Si quieres que quede más líquido añade agua a tu gusto.

Para decorar queda muy rico con trocitos de melocotón. Me gusta el contraste de sabor que le aportan.

También se puede acompañar con la guarnición tradicional del gazpacho o incluso con migas de atún en aceite (previamente escurrido).

Como podéis comprobar es un plato extremadamente fácil y rápido de hacer. Las proporciones las podéis variar, dependiendo si se quiere potenciar el sabor del melocotón o que tenga un toque suave.

En cualquier caso es un plato muy rico y sano.

Espero que os guste.

¡¡Hasta el próximo sueño!!

9 de agosto de 2017

Tarta de leche merengada

En estas fechas apetecen cosas fresquitas, ya sean platos o postres y en esa linea estamos con las últimas recetas del blog.
Como el 26 de julio es el cumple de mi mami, tocaba hacer tarta, pero no quería nada pesado, sino algo fácil de comer y de preparar.
Así que pensé hacer una tarta de leche merengada, ya que es algo que nos gusta a todos los que estábamos en la celebración.

Tarta de leche merengada

He de decir que esta receta es otra de las que debe ir en el apartado de ultramegasúperfácil!!! Creo que lo más complicado que tiene es dejar que se enfríe y no hincarle el diente antes de tiempo!!! jajaja
Para hacerla usé leche merengada casera, podéis encontrar la receta aquí

Ingredientes

1 litro de leche merengada
1 tubo de galletas digestive o similar (si te gusta una base gordita de galleta pon una y media o dos)
Mantequilla
Dos sobres de cuajada

Elaboración

Tritura las galletas y mézclalas con la mantequilla derretida.
Cubre con la mezcla la base del molde de la tarta e introdúcelo en el frigorífico.
Prepara la leche merengada siguiendo las instrucciones de la receta que encontrarás más arriba.
Disuelve en el preparado anterior los dos sobres de cuajada.
Vierte esta mezcla sobre la base de galleta.
Deja enfriar un poco y guárdala en el frigorífico (mejor de un día para otro)
Desmolda la tarta  (usa un molde desmontable) y decora a tu gusto (yo uso canela molida)

Tarta de leche merengada

A que es muuuuy fácil? Pues os aseguro que no sobrará nada de nada. Queda con una textura muy suave por la cuajada y con el exquisito sabor de la leche merengada.
Con estas proporciones salen unas 12 porciones en un molde de 26 cm, Si la hacéis en un molde menor saldrá con más altura, aunque también podéis hacer litro y medio.
Os aseguro que para la próxima vez haré más cantidad para que puedan repetir.
Espero vuestras fotos!!
¡¡¡Hasta el próximo sueño!!!