26 de enero de 2017

Crema de calabaza con curry y jengibre

Cuando llega el frío apetecen platos de cuchara.
Guisos , cremas y sopas suelen ser los reyes de estos días, sobre todo ahora que la ola de frío parece que se ha instalado entre nosotros.
Llevaba tiempo con muchas ganas de hacer crema de calabaza, pero como en casa no son demasiado aficionados a las cremas y menos a esta verdura...no me decidía. Hasta que llegó el día en que me dije...y por qué no la vas a hacer aunque sea solo para ti?
Pues dicho y hecho! Compré una preciosa calabaza y me lancé a convertirla en una deliciosa cremita. 
La calabaza es una hortaliza cuyos valores nutricionales pueden variar en función de la variedad, en términos generales podemos decir que es beneficiosa para personas que padecen retención de líquidos y estreñimiento por su alto contenido en fibra y agua. Contiene antioxidantes, betacarotenos, vitaminas A y C, licopenos, ácido fólico y mucho más. A todo esto le podemos añadir que posee muy pocas calorías, lo que la hace ideal para dietas.

Crema de calabaza

La mayoría de las recetas que veía llevan patata pero quería hacer una crema más light, así que decidí que la haría "a mi manera". Para realizarla usé la Thermomix, aunque como os he indicado en otras ocasiones, no es necesaria.

Calabaza

Ingredientes

1 kg de calabaza (ya limpia)
1 cebolla (180 grs. aproximadamente)
50 grs de aceite de oliva virgen extra
Agua (700-750 ml)
Sal
Curry
Pimienta
Jengibre (opcional)
video

Elaboración

Sofreír la cebolla con el AOVE y un poco de sal.
Añadir la calabaza cortada en trozos y cocinar unos 10 minutos.
Triturar y añadir agua hasta que tenga la consistencia que más os guste.
Incorporar el curry, pimienta y jengibre al gusto.
Dejar cocer unos 20 minutos.
Añadir los quesitos y remover hasta integrar.
Rectificar de sal y condimentos. 
Servir.

Crema de calabaza con curry

Las cantidades son orientativas, ya que podéis poner más cebolla o cambiarlo por puerro. También se le puede añadir zanahoria.
Para decorar acompañadla de unos ricos picatostes. En alguna ocasión he espolvoreado chili en polvo, que le da un pequeño toque picante.
Espero que os guste esta rica y nutritiva receta. Espero vuestras sugerencias!
Hasta el próximo sueño!!


12 de enero de 2017

Yogur casero

Hemos acabado las fiestas y parece que hemos decidido poner punto y final a los excesos.

Con el comienzo del nuevo año sabemos que hay que tener hábitos de vida saludables, es decir, comer más sano y mejor, hacer deporte, dormir bien... 

Hace tiempo que decidí ir modificando mis hábitos, sin llegar a ser una obsesa de lo "healthy".Solo procuro eliminar de nuestra dieta las comidas procesadas, la bollería y dulces industriales y en su lugar incorporar más frutas y verduras, superalimentos e ingredientes lo más ecológico o sanos posibles. 

Hay que tener en cuenta que la dieta mediterránea es una joya y tenemos que saber aprovecharla. El cuerpo es sabio y te pedirá lo que necesite.

En algunas ocasiones he publicado recetas de pan y ahora he decidido hacer mi propio yogur. Es muchísimo más fácil de lo que parece y el sabor realmente merece la pena. 

Para hacerlo he usado la Thermomix, aunque solo por comodidad, ya que no es realmente necesaria ,pero como en otras ocasiones facilita mucho el proceso al no tener que estar pendiente de temperatura ni de tiempo. Y una de las cosas que me animó a hacerlo fue que solo lleva dos ingredientes, sí, sí...habéis leído bien...solo dos...y un tercero sería opcional.

Yogur natural casero

Ingredientes

1 litro de leche fresca entera
1 yogur griego natural azucarado

Yogur natural casero

Elaboración

Vierte la leche en el vaso y programa 3 minutos a 80 grados, con una velocidad 2 1/2
Cuando termine el tiempo, añade el yogur y mezcla durante 30 segundos a la misma velocidad (2 1/2)
Llena los vasitos o tarritos donde los vayas a servir.

  • Opción 1:  Si los haces al horno, debes tenerlo durante 3 horas a 50 grados previamente precalentado. Una vez pasado ese tiempo apaga el horno y déjalos toda la noche (si los haces durante el día déjalos unas 10-12h)
  • Opción 2: Introduce los vasitos en una olla, ciérrala y envuélvela en una manta o toalla. Déjala toda la noche así en un lugar donde no haya corriente (si los haces durante el día igual que en caso anterior, unas 10-12h)
Yogur natural casero
Una vez pasado este tiempo, cerrar los tarros y llevar al frigorífico.

Si no vais a usar Thermomix, solo tendréis que estar pendientes de la temperatura con un termómetro y del tiempo, nada más.

La primera vez los hice de las dos maneras para comprobar si existían diferencias significativas en la textura y he de decir que son prácticamente iguales. Como podréis comprobar en la foto, los pongo en tarritos de distintos tamaños para optimizar el espacio. En el vídeo podéis comprobar las dos texturas...encontráis diferencia??

La segunda vez opté por dejarlos reposar en la olla, sobre todo porque comencé a hacerlos tarde y no me apetecía estar pendiente de las 3 horas del horno hasta las "taitantas" de la noche...

La tercera vez me decanté por la opción del horno por comodidad, más que nada por no escuchar a los niños decirme que estaba como un cencerro por tener la olla envuelta con una manta.Y ahora lo hago según me pille el cuerpo.

He de decir que si lo queréis más dulce tendréis que añadirle algo de azúcar, aunque como en casa al único que le gusta más dulce es a mi hijo, se la añade él al suyo.

Tengo que intentar hacerlo con leche "normal y corriente", pero aún no lo he hecho, así que ya os informaré.

He probado a hacerlo con yogur de sabores, pero lógicamente no aporta demasiado sabor, con lo cual habría que añadirle sabor artificial.Eso ya queda a vuestra elección, pero yo lo prefiero así, tal cual. Y en alguno añadirle algo más especial, como unos frutos rojos, unas perlas de sabores, muesli, canela, cereales, incluso un poco de chía.


Espero que me contéis cuál de las dos versiones os gusta más. Los preferís más o menos dulce??
Hasta el próximo sueño!!!