13 de julio de 2016

Gazpacho andaluz con un toque personal

Si hay un plato estrella en esta época del año, es el gazpacho. De tomate, de cerezas, con sandía, de espárragos, fresas, aguacate o mil combinaciones más.
El que no falta en casa, es el tradicional de tomate (aunque lo tunee con algún ingrediente que no incluya la receta original).
Me gusta porque es un plato que aporta muchas vitaminas y minerales, además de aprovechar productos de temporada y ser refrescante  al 100%.
Hay quien piensa que el salmorejo y el gazpacho son lo mismo... craso error!!!! Aunque los dos son un plato frío que lleva como base el tomate y que están deliciosos, la diferencia fundamental (aunque no la única) es que el gazpacho lleva más vegetales que el célebre tradicional salmorejo cordobés.
La guarnición del gazpacho es todo un mundo, a cada uno le gusta una cosa y no a todos lo mismo, así que siempre pongo variedad y que cada cual se sirva lo que más le apetezca ese día.
Es un plato tan rico y versátil que puedes tomarlo como bebida o como primer plato. Nosotros lo tomamos de las dos maneras y además, si vas alternando la presentación no te cansarás nunca!
Como podréis ver, en esta receta va un ingrediente que no es muy habitual, como la zanahoria, pero que le aporta más vitaminas de las que ya tiene.
Gazpacho andaluz

Ingredientes

1 kilo de tomates maduros
Medio pepino
Una cebolla pequeña
Un pimiento verde pequeño
Una zanahoria mediana
Un diente de ajo
Pan del día anterior
Aceite de oliva virgen extra (AOVE)
Vinagre
Sal
Agua

Elaboración

Poned en el vaso de la batidora o Thermomix los tomates, pepino, cebolla, pimiento, zanahoria y ajo, cortados en varios trozos.
Incorporar el vinagre y la sal.
Triturad y agregad una poca de agua si es necesario para batir mejor (en mi caso no hizo falta).
Añadir el pan y el AOVE y volver a batir hasta que todos los ingredientes estén perfectamente triturados e integrados.
Gazpacho andaluz

Salvo el tomate, las cantidades y pesos del resto de los ingredientes dependerá de vuestro gusto. Si le preguntaran a Victoria Beckham diría que ni una pizca de ajo!!! Jajaja, sin embargo a nosotros nos gusta con saborcito...
Al pepino no le quito toda la piel, ya que dicen que así se repite menos.
La cantidad de agua y de pan también dependerá de lo denso que lo queráis, si es para beber llevará más agua que si lo vais a servir como plato. 
Respecto al AOVE, para estas cantidades usé 100 ml, pero al igual que antes, siempre es mejor quedarse corto e ir añadiendo más conforme probéis si os gusta el resultado final.

Guarnición

Que Dios nos pille confesados en este apartado!!!
Si con los ingredientes ya hay multitud de opciones que añadir, con la guarnición la vamos a liar!!!
Las versiones más tradicionales llevarían tomate, cebolla, pimiento y pepino picaditos, incluso pan. A mi marido le encanta ponerle atún de lata.
Hay quien le añade jamón y huevo duro, como en el caso del salmorejo. O quién prefiere darle un toque ahumado incorporando trocitos de bacalao, salmón ahumado o mojama. Incluso le ponen bacon crujiente.
En fin, como véis, si seguimos así podríamos estar 200 líneas más hablando de este tema, así que lo mejor es cortar por lo sano y ponerle lo que más os apetezca.
Y eso he hecho yo, para los niños la guarnición tradicional, para el padre atún y para mi...una guarnición pija y de postureo como dice mi hija!!! Jajaja
Y es que me ha dado por ponerle unos germinados de alfalfa (con una gran cantidad de nutrientes) y unas perlas de vinagre de Pedro Ximénez  que le aporta una sensación "explosiva" y toque muy rico (si os gusta el vinagre, claro...)
Gazpacho andaluz
En fin, hay que ver lo que da de sí un plato tan sencillo, pero a la vez tan nutritivo y fácil.
Espero ver vuestras versiones y conocer las guarniciones que preferís.
Hasta el próximo sueño!

No hay comentarios:

Publicar un comentario