23 de febrero de 2015

Pasta fresca casera

Aparte de mi afición por la gastronomía y las redes sociales, me gusta seguir aprendiendo. Hay que mantener activa la neurona (la única que me queda...) y entre otras cosas sigo estudiando inglés.
Cada dos semanas, los viernes por la noche, nos reunimos en el bar de Miguel un grupito muy "salao" y con la excusa de hablar inglés, acabamos inventando todo tipo de actividades...en una de estas reuniones, le propusimos a Saverio que nos enseñara a hacer alguna receta típica de su querida Italia. 
Dicho y hecho, nos fuimos a la pizzería "De pizza madre", regentada por unos encantadores italianos, para aprender a preparar unas "Orecchiette alle cima di rapa", receta típica de su región y que está realmente rica. Italia y Córdoba unidas a través de la gastronomía. La combinación del brócoli con las anchoas, el aceite picante y la pasta es realmente deliciosa.
Queda pendiente que nos enseñe a hacer el auténtico tiramisú...Ese será el próximo taller.
No os podéis imaginar lo que nos reímos intentando hacer la forma de las orecchiette...fue un auténtico desastre, aunque las de Rocío y las de Aurora fueron las mejores!!! Eso sí, Gema y yo seguiremos intentándolo!!! Menos mal que Saverio ya las llevaba hechas...muy previsor...jajaja
Mientras nosotras nos peleábamos con la masa, el dueño nos demostraba cómo dar forma a la masa de la pizza...¿quién se atreve????
video
El resultado de este buen rato en el que cambiamos el inglés por el italiano, fue este...
Tras este intento, me picó el gusanillo de hacer pasta fresca, pero me decidí por algo menos complejo...
Os dejo con la receta que es súperfácil!


Ingredientes (4 personas)

300 gr de harina
3 huevos M
Una pizca de sal

Elaboración

En este caso usé la amasadora, aunque a mano es tan simple como hacer un pequeño volcán con la harina, echar en el hueco los huevos y la sal y empezar a amasar con paciencia, hasta que tengamos una masa sin grumos, con los ingredientes perfectamente integrados.
Dejamos reposar la masa envuelta en papel film en el frigorífico unos 45 minutos.
Si tenéis la máquina de hacer pasta, elegid la forma y el grosor que queráis, enharinando la masa para que no se pegue; pero si no tenéis, lo podéis hacer de la siguiente forma: estirad la masa, ponedle harina para que no se pegue, haced un rulito y cortar en tiras tan finitas como queráis, desenrollad y...voilà!!! ya tendréis lista vuestra pasta.
Cocedla en abundante agua con sal, echando la pasta cuando el agua comience a hervir. Removed al principio y hacedla al dente. Antes le ponía al agua un poco de aceite, pero Saverio me dijo que no y desde entonces sigo el consejo del experto.
Podéis acompañarla con lo que queráis, en este caso los niños quisieron hacerla con taquitos de jamón york, ajo, guindilla, queso, AOVE y orégano.
¿Qué os parece?
¿A que es más fácil de lo que pensábais? Además los más pequeños de la casa os pueden ayudar y seguro que les encantará preparar su propia comida.
Espero vuestros comentarios!!
Hasta el próximo sueño!!

2 comentarios:

  1. Si que es fácil la pasta simple, pero las orecchiettes esas bien que os dieron la lata...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las orejitas son complicadas, necesitan práctica, pero la verdad es que son muy originales y la receta que nos dio Saverio está riquísima.
      Su pasta no llevaba huevo. Otro día que tenga más tiempo probaré a hacerlas de nuevo
      Besos Chary.

      Eliminar